ELECTRIC GT CHAMPIONSHIP

Recomendar esta página en:

Experiencia Trophée Andros electrico (Andorra 2013)

El pasado 13 de diciembre, coincidiendo con la segunda carrera puntuable del Trophée Andros, tuve la oportunidad de realizar un test drive de uno de los mejores coches de competición 100x100 eléctricos fabricados hasta la fecha, en la categoría reservada para coches eléctricos. El escenario elegido fue el circuito de competición sobre hielo situado en el municipio de Pas de la Casa (Principado de Andorra). A más de 2.000 metros de altitud, la pista se emmarca en un enclave francamente espectacular e imponente en pleno corazón de los Pirineos.


La competición Trophée Andros es un campeonato que se disputa íntegramente en Francia a excepción de la carrera Andorrana, que organiza el ACA (Automòbil Club d'Andorra). Este campeonato, hoy por hoy, representa la competición internacional del motor eléctrico más prestigiosa del mundo sobre hielo. El calendario incluye  7 carreras en circuitos de hielo y siempre emplazados en parajes naturales situados en cotas elevadas y bajas temperaturas que garanticen un perfecto estado de conservación del circuito. La siguiente cita del campeonato tendrá lugar en la mítica y archiconocida, por los amantes del ciclismo, cumbre de Alpe d'Huez los días 20 y 21 de diciembre.

 

El coche, un Andros Car 04 fue desarrollado en exclusiva para esta competición por la empresa Exagon Engineering, se trata de un coche homologado exclusivamente para la competición, su construcción es  del tipo chasis tubular y en esta cuarta evolución (año 2012) nos ofrece las siguientes prestaciones y características básicas: longitud 3,36 m, peso 800 kg, velocidad máxima (en hielo) 160 km/h, potencia 122 CV (90 Kw 200 N.m de par motor), tracción a las 2 ruedas posteriores y baterías de iones de litio de 27 módulos a 320 voltios, que le garantizan una autonomía en competición de aproximadamente 35 minutos.

 

A las 15:45h del viernes después de recibir un breve breafing del piloto campeón de las ultimas ediciones y ex-piloto de la Formula 1,  Franck Lagorde, comencé a rodar por la pista de hielo del circuito (820 m de longitud, 10 m de ancho y 5 curvas), el cual presentaba un aspecto más propio de una pista de patinaje sobre hielo, que de un circuito de carreras a los que yo estoy acostumbrado.  En aquel momento la pista me pareció un espejo.

La primera sensación fue de ligereza del conjunto, pues el Andros Car 04 era el coche eléctrico más ligero (800 Kg) que pilotaba hasta la fecha, la segunda, la escasa o casi nula adherencia de la pista, dejaba claro que las sensaciones serian muy diferentes a las  de un circuito de asfalto. Para más información pincha Aquí.